UNA EMPRESA CHILENA CREÓ UN BASURERO MINERO EN SAN JUAN

Fuente: El Federal

El abogado ambientalista Diego Seguí comunicó que la empresa chilena Luksic, dueña de la minera Los Pelambres, creó un basurero industrial minero de 52 hectáreas en el nacimiento del Rio San Juan, dentro de territorio argentino. El basurero es una amenaza para toda la población y el letrado insta a la empresa para que se lleve sus deshechos a Chile. El gobierno sanjuanino, violando la Constitución Nacional, ni siquiera le ha pedido una indemnización a la compañía extractivista.

basurero-los-pelambres (1)

La minería es para San Juan como un cáncer. La industria extractivista ha contaminado gran parte de los territorios naturales, glaciares, lagos y ríos no han escapado a la avaricia y la impunidad de una industria hecha para dañar. Ahora el abogado ambientalista Diego Seguí denunció que la empresa chilena Luksic (de capitales japoneses), dueña de la minera Los Pelambres creó un mega basurero con deshechos mineros en territorio argentina, en las nacientes del río San Juan.

El abogado advierte y reclama, entre tantas cosas, que este basurero es ilegal, que es “una amenaza ambiental para toda la población y que los residuos lo deberían llevar a Chile” Entre 2007 y 2012 Los Pelamabres arrojó 55 millones de toneladas de residuos peligrosos en suelo argentino. Un estudio de impacto ambiental demostró que Luksic secó lagunas, vegas y que hay un riesgo inminente de que los deshechos químicos contaminen al rio San juan.

Ahora bien, qué medidas tomó el gobierno sanjuanino, con una política abiertamente pro-minera. Sólo firmó un acuerdo con la empresa para que la zona afectada sea aislada. Pero el basural y los deshechos no serán removidos. Luksic sólo se hará responsable por el “aislamiento” durante diez años, y pide la intervención del Congreso chileno para que arregle las cosas en otros ámbitos.

El origen de esta basurero data del año 2004, cuando el gobierno de Chile autorizó a la empresa Antofagasta Minerals (que controla a Luksic) a instalar la escombrera Cerro Amarillo, cerca de la mina Los Pelambres, que a la postre es la séptima mina de cobre más grande del mundo. El basurero -la escombrera- se usó entre 2007 y 2012. Allí se arrojó todo el deshecho de Los Pelambres, desde enormes neumáticos, motores y tosca contaminada, que puede ocasionar drenaje ácido y generar un irreparable daño ambiental.

El gobierno chileno le había autorizado a Luksic hacer uso de 55 hectáreas, pero como se trata de una zona alejada, la minera entendió que tenía derechos de usar más territorio, así fue que el basurero tiene hoy 105 hectáras. En el año 2011, por la acción de organizaciones ambientalistas se dio a conocer que la mitad del basurero estaba en territorio sanjuanino, en el departamente de Calingasta y dentro del terreno de mla mina El Pechón, de la empresa suiza Glencore.

El que menos se ha movido en este tema es el gobierno de San Juan, quien debería ser el principal interesado en pedir una remediación por el daño ambiental. Pero lejos de que todo esto pase, Glencore presentó una demanda civil en la que instó a Luksic para que retiren el basurero de sus terrenos, pero además les solicitó que paguen un cánon por alquiler por todos los años que la empresa chilena usó ese basurero dentro de su propiedad.  

Luksic argumentó que desconocía que la mitad de su basurero estaba en territorio argentino y en terrenos de Glencore porque usó mapas del Instituto Geográfico Militar de Chile que ubicaban a ese territorio como parte de Chile. La batalla legal comenzó y lleva años de idas y vueltas. Lo cierto es que Luksic hizo un estudio de impacto ambiental que dio como resultados que, obviamente, no existía contaminación y que mudar el basurero sí iba a provocarla. Estrategia que usa actualmente Barrick Gold en Veladero.

Actualmente el basurero continúa allí y el daño al medio ambiental ya se ha hecho, pero queda por controlar de que no se extiende aún más, y en esto se basa el accionar del abogado Diego Seguí, quien le envió una carta al Ministro de Mineria provincial, Felipe Saavedra para que intervenga en el caso, quien cuarenta días después se presentó para acordar una audiencia de conciliación con los abogados de Luksic, allí se acordó un “aislamiento ambiental y sustentable“, pero San Juan no pidió ninguna indemnización por el daño ambiental.

En abril de este año, el gobierno de San Juan llegó a un acuerdo definitivo con Luksic, el basurero no será removido, pero sí aislado, lo que queire decir que todo quedará como antes. De esta forma, San Juan beneficia a Luksic al ahorrarle 200 millones de dólares, que es lo que sale la mudanza del basurero y no pagar indemnización alguna. La impunidad con la que se manejan las empresas mineras en la tierra sanjuanina es manifiesta, tanto es así que el gobierno provincial salta y no ve el artículo 41 de nuestra Constitución que “prohibe el ingreso de residuos actual o potencialmente peligrosos“. Días atrás en un entusiasta discurso el Gobernador de San Juan Sergio Uñac, pidió a los empresarios mineros que instalen una mina más en su provincia.